Repetundis. Ley anti-corrupción en la antigua Roma

themis_dinero

Un nombre horrible sí, pero si seguís leyendo veréis como al final de esta entrada os encanta el término. El crimen de repetundis y las leyes Calpurnia y Iulia repetundarum se refieren al concepto legal por el cual en la República e Imperio romano se castigan los delitos de corrupción, cohecho y tráfico de influencias…

La primera Ley al respecto fue la Lex Calpurnia Repetundarum (149 a.c.) y se supone que se elaboró como consecuencia de los abusos desmedidos de un gobernador de la Lusitania (Hispania Ulterior), así que se ve que lo llevamos en los genes, no tenemos remedio.

Normalmente no implicaba cárcel, entre otras cosas porque el concepto de cárcel actual no existía y aunque no se sabe a ciencia cierta, hay datos que indican que las penas más habituales eran la inhabilitación del cargo y la devolución del dinero o riqueza adquirida multiplicada por tres y hasta cuatro veces; o bien, el destierro y la deportación.

¿Soy el único que piensa que los romanos eran bastante más listos y prácticos que nosotros?

Imaginaos que aplicáramos ambas medidas en la actualidad. Sería brutal. La primera aportaría riqueza al estado y a lo mejor evitaría algunos de estos recortes tan necesarios que nos venden cada día, e incluso a lo mejor el FMI no tendría que recomendarnos volver a bajar nuestros sueldos otro 10%, ni volver a subir el IVA. Esos Bárcenas, Urdangarines, Pujoles, Sepúlvedas, tíos con y sin Bigotes, Malayas y los 120 imputados en los ERES de la Súper juez Alaya ingresando dinero a espuertas en Hacienda, harían las delicias del ciudadano medio español que hoy en día se pregunta más que nada, cómo ha tenido tan mala suerte de no estar en el sitio adecuado donde poder robar como todos y practicar así y en bucólica armonía el deporte nacional, que o mucho me equivoco o no ha sido el fútbol en las últimas tres décadas.

La segunda, el destierro, la deportación y por tanto la anulación de todos tus derechos civiles, en la antigüedad era probablemente lo peor que podía pasarte. La diferencia entre ser ciudadano romano en cualquiera de sus escalas y matices y NO SERLO, era abismal. Sin derechos, no existías, eras un cero a la izquierda, muy probablemente estabas más desamparado que un esclavo a los que les amparaban ciertas leyes, normas y “derechos”. El propio Aristóteles era un meteco, un extranjero en Atenas, sin derechos ciudadanos y aún siendo maestro, sabio y respetado intelectual y filósofo, no tenía ningún derecho de ciudadanía y vivía amparado por sus protectores en una incómoda tierra de nadie. Si Aristóteles no las tenía todas consigo en Atenas, imaginaos un funcionario corrupto romano de provincias vagando por el imperio sin derecho alguno.

¿Qué pasaría si desterrásemos a unos poquitos de estos señores que nos han llevado a la ruina a todos? Juan Antonio Roca, Julián Muñoz, Luís Bárcenas (PP), Antonio Barrientos (PSOE), Oriol Pujol (CiU), Juan Lanzas (tres millones de Euros en comisiones sólo por los ERES de los Ruiz Mateos), Díaz Ferrán, CEOE (fianza de 30 millones de Euros en Diciembre 2012), etc, etc, etc…

También me conformo con que devuelvan lo que se han llevado multiplicado por tres. O con viajar en el tiempo y vivir en la Antigua Roma.

Pasen y vean: http://www.lavanguardia.com/politica/20130120/54362118190/procesos-corrupcion-investigacion-curso-espana.html

Anuncios

3 comentarios en “Repetundis. Ley anti-corrupción en la antigua Roma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s