GRECIA vuelve a mostrarnos el camino…

Teseo era considerado por los atenienses su Rey fundacional, heroe de la mitología griega que tras periplos inimaginables como vencer y matar al minotauro del laberinto cretense, instaura en Atenas la democracia, la política, el pensamiento y las asambleas de ciudadanos, bajo los auspicios de Atenea, la diosa protectora de la ciudad.

Teseo era considerado por los atenienses su Rey fundacional, héroe de la mitología griega que tras periplos inimaginables como vencer y matar al minotauro del laberinto cretense, instaura en Atenas la democracia, la política y las asambleas de ciudadanos, bajo los auspicios de Atenea, la diosa protectora de la ciudad.

La Democracia es esa cosa que inventaron los griegos hace unos 2500 años. Hay gente que piensa que se llama así porque suena bien y hombre, sería una opción, pero no lo es. Como casi todas las palabras que importan y definen los pilares de la civilización occidental, dichos términos tienen una raíz griega y si no la tienen romana (latín), que a su vez la tiene griega: Democracia, política, ética, policía, economía, cosmopolita, pedagogía o Idiota, son algunas de ellas.

Ésta última merece una mencion especial, primero porque el mundo está lleno de idiotas (en su acepción del siglo XXI) y segundo porque en su raíz griega designaba a aquellos ciudadanos que no querían ocuparse de lo público y sólo se interesaban por sus asuntos propios. “Idio” = Sólo / “tes” = agente de la acción.

El máximo castigo a un ciudadano en una polis griega era el ostracismo (exilio), porque suponía la prohición al individuo de la participación en la política, es decir, en los asuntos públicos, así que imagínense lo bien considerados que estaban los idiotas en la antigüedad. Casi tanto como hoy.

Pero vayamos a lo fundamental. La Grecia Clásica que todos conocemos nace de un gran período de crisis y transformación social que abarca desde el final de la civilización micénica hasta la aparición del concepto de “Polis” y “Ciudadano”, cuyo máximo exponente fue la democracia ateniense del siglo V que llegó a imponer la “democracia radical” gracias a políticos y reformadores de la talla de Solón, Clístenes, Efialtes o Pericles.

El milagro griego es doble:

1) El poder reside en la Ley
2) La Ley la deciden los ciudadanos

Hay mil matices que se pueden debatir pero estos dos principios esenciales siguen rigiendo el mundo civilizado 2.500 años después y personalmente espero que lo sigan haciendo otros 2.500.

La grandeza del invento griego radica en que no existía el concepto. Las civilizaciones del entorno mediterráneo desde el 3º milenio a.c. se basan en sistemas monárquicos, en castas dirigentes y súbditos que obedecen y en pueblos dirigidos por reyes-dioses como bien podría ser el caso del egipto faraónico.

En el caso de las pequeñas polis griegas, durante la Edad oscura (S. IX a VII a.c.) están dirigidas normalmente por una aristocracia predominante en cada una de ellas que controla los recursos y dispone las leyes. El sistema tradicional, sin embargo, entra en crisis. Seguramente el aumento demográfico y períodos de inestabilidad económica y malas cosechas, hacen que surjan revueltas constantes entre la población y las clases gobernantes. Los griegos lo llamaban Stasis (enfrentamiento político y social en la comunidad). Y justamente es para acabar con la “stasis” por lo que se escoge y encarga a Solón (según las fuentes el mejor y más justo ciudadano del momento) la implantación de nuevas leyes y una reforma que seguramente ni él mismo era consciente de hasta dónde iba a llegar.

A cada ciudadano (ojo, no todo el mundo es ciudadano) se le otorga un peso específico, una parcela de poder y participación y una responsabilidad en el gobierno que a partir de ahora habrá de asumir y ejercer, porque si no, sería un “idiotes” y como es normal, acabará sin obligaciones que ejercer y lo que es mucho peor, sin derechos que reclamar.

El sueño griego apenas duró cien años. La Guerra del Peloponeso acaba debilitando tanto a Atenas y Esparta (y a los partidiarios de ambas polis) que dejan a Grecia exhausta y a la Democracia ateniense tocada de muerte.

 

2.400 años despùés, Grecia, olvidada por todos y aparentemente sumida en un largo letargo ha despertado (ha hecho falta otra crisis despiadada para hacerlo) y más allá de lo que pueda pasar ahora, de los aciertos o equivocaciones de sus nuevos gobernantes, ha despertado para volver a mostrarnos el camino: El ciudadano es quien redacta las leyes y quien decide en base a ellas, ejerciendo su derecho y obligación de gobierno. Los ciudadanos y no los políticos son quiénes deben decidir y gobernar. Porque eso, señores, es el milagro de la DEMOCRACIA que inventaron ellos, los griegos.

 

“La democracia implica una división, una colección de desacuerdos. No es un lugar de gente similar sino de gente diferente. Su principio no es de igualdad sino de igualdad de derechos para que cada quién sea diferente y no obstante las diferencias y los puntos de vista variados, sea posible vivir juntos y sin violencia. La democracia es la historia de la pluralidad y la tolerancia, no de la victoria y la imposición. Por ello no hay victorias en la democracia, hay paz y la paz es la verdadera victoria de la vida política de los pueblos.”

Shimon Peres.

2 comentarios en “GRECIA vuelve a mostrarnos el camino…

  1. Muy bueno, Nani. El otro dia vi un documental muy interesante sobre el sorteo (con maquina incluida) de los cargos publicos… de aquello solo queda que te toque ir a una mesa electoral, lo demas, por desgracia, a dedo (con o sin papeleta de por medio).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s